EL PODER DE LA AUTOCONFIANZA

Aplicar para un cargo y enfrentar una serie de entrevistas de trabajo, encontrar la pareja que soñamos, lograr esa meta que tenemos en mente y que recoge la mayoría de nuestros sueños, resolver conflictos que se han presentado con otras personas de nuestro entorno personal, familiar o laboral, superar las diferencias que han generado algunas fisuras en las relaciones con otros, atrevernos simplemente a decir en voz alta aquello que sentimos y pensamos, en fin…, son dimensiones realmente importantes en nuestro desarrollo personal y social, sobre las que se sustenta ese pilar determinante en nuestras vidas, llamado autoconfianza. Reflexionemos en estas líneas sobre el poder de esa importante condición:

Si colocamos una balanza para medir el peso de las cosas que hemos realizado, vemos que hemos dejado escapar muchas, debido a nuestra falta de confianza, y comprobamos que el peso de las mismas nos ha traído más pérdidas que beneficios. Tal vez nos suenen familiares frases como: “yo soy muy malo para eso”, “definitivamente yo estoy negado para esas cosas”, “yo no puedo con eso”, “yo no me atrevo”, “lo mío no es eso”, “lo voy a hacer mal, soy torpe”, “se van a reír de mí”, “no soy lo suficientemente bueno” (entre otras). Pues bien, ¡El poder de la mente es asombroso! Si creemos que no lo podemos hacer o creemos que sí lo podemos hacer, en ambos casos tenemos la razón. Debemos programar muy bien nuestra mente, debemos creer que sí lo podemos hacer. La falta de autoconfianza es un obstáculo para conseguir resultados que nos permitan avanzar, crecer y desarrollarnos como personas. Recordemos que “el optimismo perpetuo, multiplica la fuerza”. Si no lo intentamos, jamás vamos a saber si era posible hacerlo. ¿Qué tal si nos quitamos ese ropaje de negativismo y decidimos abrigar nuestra mente con pensamientos positivos? Probar no cuesta nada, basta con darse cuenta de esos instantes en que el negativismo nos detiene, nos frena, nos intimida y nos paraliza. Revisemos nuestra manera de ver lo que nos ocurre y reformulemos nuestros pensamientos: “soy lo bastante capaz y voy a hacerlo”, “yo quiero, quiero porque puedo, puedo porque soy capaz y soy capaz, porque alguien me dijo que no lo podía hacer”, “haré realidad mis sueños, puedo conseguirlo” … De nosotros depende dar el giro y fortalecer nuestra autoconfianza en nosotros mismos.

Enfrentamos momentos difíciles producto de la pandemia que azota a toda la humanidad, no podemos evitar hablar del tema, más aún cuando la misma ha golpeado la economía mundial y obviamente la economía familiar. Pero no podemos quedarnos sentados esperando a ver qué pasa. Es tiempo de redefinir la forma de hacer nuestra labor, de analizar nuevas maneras de conseguir clientes, nuevas formas de ofrecer nuestros servicios y/o productos, nuevas maneras de interactuar con otros, es tiempo de superar los miedos que nos produce la tecnología, es tiempo de aprender para crecer. ¿Cuánto tiempo creemos que va a durar nuestro trabajo como lo hemos venido haciendo? Debemos reinventarnos diariamente para continuar disfrutando este maravillosos viaje llamado vida.

 

Luis Tayron Losada Pedraza – DBA

CEO / Speaker – Consultant – Mentor – INTERNATIONAL CONSULTING GROUP

 

 

Nota: Los columnistas invitados a participar en este blog son responsables de sus ideas, de sus opiniones expresadas y de la presentación de los hechos plasmados en su artículo, los cuales no reflejan necesariamente la posición oficial de la SOCIEDAD DE ADMINISTRADORES DE EMPRESAS JAVERIANOS ni comprometen de modo alguno a la Organización.  

 

saejadmin
Share
This

Post a comment