Trabajar desde la casa es un estilo de vida codiciado por mucha gente, pero requiere una buena dosis de autodisciplina si quieres que sea rentable y sostenible en el tiempo. Incluso si estás todo el día pegado al computador, es fácil que te engañes a ti mismo